Apuestas, Estrategias y Póker Caribeño II

Es importante aprehender este concepto, pues no llevará a mejorar muchísimo nuestras perspectivas de éxito al momento de hacer apuestas en el póker caribeño, sin importar que estemos ejerciendo nuestra práctica en un casino real o en un sitio de apuestas en línea. Hasta el par más débil supera a la mano que le toque al crupier más del cincuenta por ciento de las veces. El número exacto para el par más débil es 50,08%, y se acrecienta a medida que avanzamos hacia pares cada vez más fuertes.

Pero así como con un par débil debemos persistir en nuestro intento de hacer valer nuestra apuesta y nuestra mano contra la suerte del crupier, también debemos saber que en un juego del estilo del póker caribeño, echarse un farol carece de todo valor. Y si no tenemos al menos una buena carta que soporte nuestra apuesta, iremos directo a la derrota.

Dependiendo cómo venga nuestra suerte en el juego y cómo hayamos venido analizando el transcurso de las manos, eventualmente podremos tenerle la fe suficiente a una mano con un As o con una K para continuar y no abandonar. Pero por lo general, muchos experimentados jugadores prefieren abandonar si no han obtenido al menos un par, sin importar qué tan débil este ha sido, como acabamos de explicar, hasta el peor de los pares tiene buenas probabilidades ante la aún incierta mano del crupier.

El póker caribeño se reduce a la instancia de decisión de abandonar la apuesta o continuar una vez que las cartas ya están en la mesa. Tomar una buena decisión aquí es la clave de todo.

Apuestas, Estrategias y Póker Caribeño

El póker caribeño es una de las modalidades de póker que más ha ganado en popularidad a partir del auge de los sitios de apuestas en línea. Así como se ha expandido mucho la práctica de este juego, también han comenzado a circular cada vez con más frecuencia algunos consejos respecto de las decisiones estratégicas más convenientes para apostar en este juego.

Un primer paso que debe hacer un jugador con aspiraciones de mejorar su performance en las partidas de póker caribeño, es la de desmitificar ciertas decisiones que suelen tomarse en este juego como válidas y que en realidad no están fundadas en ninguna lógica que avale dicha determinación. Por ejemplo, es sabido que los participantes suelen elegir la opción de abandonar, luego de haber recibido los naipes y verificar que tienen un par inferior a cinco.

Al considerar su mano como demasiado débil, se toma entonces la decisión de no arriesgar la apuesta entera y abandonar.

Pero cuando nos atenemos a las probabilidades reales que caracterizan a este juego de apuestas, y específicamente a la instancia de tener que tomar la decisión de proseguir con la mano o abandonar, lo que obtenemos es que incluso el par más bajo, tiene buenas probabilidades de derrotar a la mano del crupier, de la cual.

Claro está, hasta el momento no tenemos más noticia que uno solo de los naipes que la integran, el cual está con la cara hacia arriba, mientras los otros cuatro permanecen ocultos, invisibles a los ojos del apostador.

Llegamos en nuestra descripción de este emocionante juego de apuestas de creciente popularidad en los casino, y los casinos en línea, de todo el mundo, a describir la instancia en que habían sido repartidas las cartas comunitarias, las cuales estará al descubierto, colocadas boca arriba sobre la mesa, inaugurándose entonces la instancia de la segunda ronda de apuestas (recordar que la primera ronda de apuestas tomó lugar cuando aún no había ninguna carta, durante el pre flop).

La apuesta máxima, en esta instancia, vuelve a tener el mismo criterio que en las apuestas del pre flop, es decir, cuando llega el turno de tomar la apuesta, no se puede apostar una cifra que sea superior a la que hay en el bote en ese momento.

Entonces se debe repartir una carta descubierta más, la cual toma por nombre el turn. Entonces, sobreviene una tercera ronda e apuestas. Cada jugador optimizará sus recursos intelectuales para calcular probabilidades y saber entonces cuáles son las decisiones que más le conviene tomar en términos de cantidad a apostar (o incluso si seguir participando, aceptando las apuestas o dejar la mano).

Finalmente, se reparte la quinta carta descubierta, a la cual se la denomina el river. Por supuesto que luego del river ya solo queda la última ronda de apuestas, y los jugadores que hayan decidido seguir apostando hasta el final tendrán que medir sus cartas, cotejarlas, ponerlas frente a frente y así establecer cuál ha sido el juego ganador y, por ende, quién de los contendiente se lleva el bote.

El azar no es solamente un dado que cae o una bolilla que gira alrededor de una rueda.

El azar es la indeterminación. La imposibilidad de prever a ciencia cierta qué ocurrirá en el futuro. Y, el azar, es condición indispensable para que haya apuesta. Sin azar, no hay apuesta posible.

En sus mejores tiempo, era harto infrecuente que se apostara en los sitios de apuestas deportivas, en contra de un triunfo de Roger Federer, por ejemplo. Pero aún así las posibilidades de que fuera derrotado existían. De haber desaparecido por completo posibilidad alguna de que Roger Federer no ganara un partido, se habrían anulado las posibilidades de que el concepto de apuesta existiera.

En el póker, entonces el azar existe, como existe en casi todo orden de la vida. Hay hechos que se inspiran en un mayor margen de incertidumbre y otros, en menos.

Evidentemente, queda a criterio del lector interpretar de qué forma esos márgenes de azar que existen en el póker son realmente comparables con otros juegos de azar y juegos de casino, y cómo, quizás, es más factible hacer una vinculación, siguiendo esta lógica, entre el póker y los deportes, puesto que quizás aquí lo que no puede dejar de tomarse en cuenta es qué capacidad tiene cada uno de los participantes de influir sobre esos eventos futuros.

La respuesta que indica que en la medida en que cobra mayor protagonismo el sujeto que participa, se reduce el margen de azar es a todas luces discutible.

Tags

www lineadeapuestas com 14

Casi todos los analistas y los expertos (además, por supuesto, de los profesionales en la materia que abogan por este reconocimiento), coinciden en que el póker ha nacido como un juego de hacer y se ha criado entre ellos compartiendo espacios en casinos o salas de apuestas, pero que el factor azar en el póker realmente merece ser considerado con ciertas particularidades, pues no es equivalente la forma en que aquí opera, a como lo hace en otros juegos del también denominado azar.

En todo evento sobre el cual se pueden gestar apuestas, el azar debe estar presente. Pues si no cupiera una duda al respecto de un resultado, nadie apostaría al respecto. O mejor dicho, nadie apostaría en contra, y para que haya apuestas son necesarias dos cosas, que alguien apuestas a favor de A y que alguien apuesta en contra de A (lo cual puede representarse con el esquema lógico equivalente a que alguien apueste por B, en ciertos casos).

Entonces, es innegable que en el póker todos los participantes cuentan con, al menos, un mínimo de probabilidades de alzarse con la victoria, sino directamente su participación estará denegada por los mismos hechos.

Nadie apostaría contra una máquina que fuera infalible y a la cual nunca pudiera ganársele. Ese margen de incertidumbre en relación al resultado con el que culminará una mano o una partida de póker, dentro del cual inciden la conducta de cada uno de los jugadores que participan y las cartas que obtienen, conforma una extraña combinación cuya resultado es nuevamente azaroso.

Tags

de juegos de azar, juegos de cartas al azar, nacimiento juegos de azar

Seguramente está en el deseo de muchos usuarios de internet el convertirse en jugadores de póker en línea y ganar buen dinero gracias a ello. En primer lugar, es muy importante resaltar que en efecto esto es posible. Muchos de los jugadores de póker en línea hacen de esta práctica su principal medio de subsistencia.

Otros la combinan con torneos de póker en vivo. Algunas prefieren el póker en línea y se dedican con exclusividad a él, sin pretender si quiera presentarse a algún torneo de póker en vivo. Algunos jugadores de póker en línea aún no son lo suficientemente buenos como para dedicarse full time a este deporte, pero aún así logran complementar con el ingreso que logran a alguna otra tarea remunerativa que realizan.

El primer paso para convertirse en un jugador de póker profesional o semiprofesional es tener plena noción de cuáles son las diferentes variantes de póker en las que nos interesará jugar, y por ende cuáles son las reglas en cada una de ellas. Si bien suele haber coincidencias, como es obvio, cada una de las variantes presenta sus especificidades. En internet hay muchos sitios donde con facilidad se podrán hallar las reglas de cada uno de los tipos de póker.

Un siguiente paso es tener perfecta noción del valor de cada mano. Son los conocimientos iniciales de un deporte que, como veremos, con el correr de los pasos va volviéndose más complejo. La práctica comprometida deberá ser la siguiente instancia. Leer más…

El póker a parte de ser una de las disciplinas en las cuales la diversión, la emoción y la concentración se conjugan hasta creasen las mejores jugadas y brindar los mejores premios, también es una de las disciplinas en las cuales infunde la psicología y las formas de expresión de la persona que desee aplicar en esta.

Por lo anterior es necesario recalcar que el estado de ánimo en los juegos de azar aumenta ó disminuye las probabilidades de ganar pero este aspectos de transcendencia se ve aun más relacionado en el póker, una disciplina que emplea esquemas de pensamiento y concentración únicos bajo los cuales podemos convertirnos en grandes jugador y así obtener ligas mayores como las que se desarrollan en España, Estados Unidos de América y en América del Sur, torneos, competiciones y apuestas predominantes sobre este azar que eleva la actitud de las personas a familiarizarse con él y así mismo apostar.

¿Porque la actitud es una de las características para surgir en el Póker?, en este caso estamos relacionando un juego en el cual la concentración es un esquema predilecto para ganar, por esta razón fundamental supongamos que una persona intolerante, malgeniada ó con rabia desee ingresar en una ronda de Póker, bajo este estado pueden presentarse grandes situaciones, sin embargo la desconcentración en el póker conlleva a la destrucción del jugador y este se ha considerado como uno de los aspectos de gran trayectoria que aplican a diario los expertos y profesionales del póker, habilidad, destrezas, conocimientos y concentración la mezcla perfecta para obtener excelentes resultados en este juego.

En cuanto a lo que al póker se refiere, hay varios aspectos del juego que deben ser ensayados, practicados, pulidos y perfeccionados, a fin de lograr ser integralmente un gran jugador. Lo que en algunos deportes se conoce como ser un jugador completo.Esto requiere esfuerzo. El rigor de imponerse una rutina, un método. Aislar los distintos componentes que forman parte de cada uno de las acciones del juego que debemos disputar y realizar una ejercitación sistematizada que nos permita visualizar nuestra evolución de acuerdo a índices preestablecidos.

El póker amerita práctica. Para saber calcular las probabilidades de cada mano, hay que ejercitar la memoria. Debe convertirse en algo absolutamente automático.Para lograr interpretar lo que nuestros oponentes dicen con su cuerpo, con sus gestos, y lo que ello nos indica respecto de su juego y de sus cartas, hace falta mucha práctica, muchas horas de entrenamiento y de juego.

Y para lograr ocultar lo que la suerte nos ha otorgado a nosotros en las cartas que tenemos en mano y, a su vez, dar falsos indicios que despisten a nuestros rivales, también, por supuesto, requeriremos de un importante tiempo de práctica.Toda situación que haya sido vivida previamente, se constituye en un arsenal inconmensurable hacia futuro, abriendo las puertas de un camino ya recorrido.

Como un ferrocarril que se desliza sobre rieles construidos previamente, la práctica funda el espacio por donde nosotros podremos deslizarnos con total solvencia y sin el cual, nos sería muy difícil sentir que estamos realmente avanzando, yendo hacia adelante. Incluso nos será difícil saber siquiera hacia dónde es adelante.