Apuestas Básicas del Craps

Dos tipos de apuestas son las que se pueden practicar en el juego de craps. A unas, por ser las más comunes y tradicionales, se las denomina apuestas básicas. Así se llama a las apuestas de línea de pase y línea de no pase, y a las apuestas venir y apuestas no venir. En estas cuatro apuestas distintas que forman el esqueleto fundamental de las diferentes posibilidades que un participante en una mesa de craps puede adoptar, el margen porcentual de lo apostado que el casino, es decir la banca, conserva para sí es un 1,4%.

En comparación con otros juegos de casino, podemos afirmar que ese 1,4% es una margen de la casa muy bajo. Sobre todo si tenemos en cuenta que mediante un posicionamiento estratégico a la hora de hacer apuestas adecuado, podremos reducirlo notoriamente o incluso revertirlo.

Ahora bien, en las restantes apuestas que existen en el craps, las cuales no duran más que un solo tiro (a diferente de las apuestas básicas que acabamos de describir unas líneas más arriba), el margen de la casa crece bastante.

Es mucho más alto en estas otras apuestas puntuales que en las apuestas básicas, y eso hace que la gran mayoría de los participantes en un juego de craps tengo notables preferencias por las apuestas básicas en detrimento de las restantes apuestas puntuales, a favor o en contra de ciertos resultados.

Sin embargo, ciertas circunstancias pueden coadyuvar a que en determinado momento del juego sí resulte oportuno establecer apuestas del segundo tipo.