Apuestas y Mesas de Omaha

El póker Texas holdem es, indudablemente, el más popular de todos los tipos de póker que podemos encontrar tanto en línea como en vivo. Pero no es, claro está, la única que convoca la atención de aficionados a las apuestas online. Evidentemente, si nos propusiéramos buscar qué otras versiones de póker en línea además del Texas holdem están en el centro de la cuestión, deberíamos referirnos, ineludiblemente, al póker Omaha.

Siempre que comencemos a participar de un juego de apuestas en línea del que no tengamos aún demasiado conocimiento, debemos asegurarnos de practicar primer lo suficiente, hasta sentirnos realmente confiados de nuestras posibilidades. En el caso de que queramos comenzar a ser parte de la emoción en una mesa de póker Omaha online, es una buena idea jugar al principio en las mesas de póker Omaha en las que se apuesta dinero ficticio. Incluso podemos tomar parte en torneos de póker Omaha gratuitos, denominados habitualmente freerolls.

Superada esa instancia, podemos ir avanzando de a poco en el mundo de las apuestas en este emocionante juego de póker, y dar paso a una nueva etapa: las mesas de póker Omaha con límites fijos. Muchos jugadores, aun con mucha experiencia en este juego, eligen las mesas con límites fijos, pues nos permite contar con la tranquilidad de que no pasaremos sobresaltos.

Por último, los más arriesgados pueden seguir hasta las mesas de apuestas sin límites. Disfruta de las mejores mesas de póker Omaha en línea de toda la web en el sitio de póker online Salapoker.com

Características de la Apuesta Online II

Señalamos en la primera parte de este artículo que merced al relajamiento que sufren los límites de un jugador, y la consecuente emergencia con más fuerza de sus impulsos arriesgados o agresivos al momento de jugar, suele suceder, por ende, que muchos aficionados a las apuestas en póker en línea, por ejemplo, utilizan apuestas harto más agresivas que las que habrían utilizado si hubieran estado haciendo sus apuestas en una mesa de póker real, enfrentándose cara a cara con otras personas, teniendo que percibir sus miradas, sus gestos, debiendo oír sus voces, escuchar cada palabra que pronunciaran, etc.

Es evidente que en un contexto en el que estos últimos elementos no están presentes, pueda desarrollarse la apuesta de un modo más libre, más desinhibido. Pero ¿en qué consiste exactamente una apuesta más agresiva?
En el caso del póker, que es el que hemos traído hasta aquí a colación, siempre a modo de ejemplo, para graficar los modos de apostar que caracterizan, por lo general, a los aficionados a las apuestas en línea, debemos considerar algunas pautas básicas que no suelen faltar en ningún caso en que se aplica una estrategia de apuestas agresiva.

El jugador que aplica una estrategia agresiva de apuestas, por lo general, no pasa demasiado tiempo pensando qué hacer. Toma la iniciativa con rapidez y deja pocas manos sin participar del juego, sin hacer apuestas. Puede subir la apuesta en varias ocasiones, como quien intenta amedrentar a sus rivales. Nos sorprenderá ver en qué medida esto sucede con más frecuencia en los sitios de apuestas en línea que en los reales.

Características de la Apuesta Online

Ahora que el mundo de las apuestas en línea ha tomado una dimensión de tanta importancia, es mucho más fácil evaluar algunos patrones de juego que saltan a la luz, con un tono de claridad que los hace mucho más distinguibles aún. De hecho, suele considerarse que entre las posibilidades que brinda el poder hacer apuestas online, está la de jugar sin demasiadas inhibiciones, pudiendo así aplicar estrategias nuevas, experimentar, sin que por ello el jugador llegue a sentir que la mirada ajena lo condiciona.

Precisamente por este motivo, es mucho muy habitual que en las salas de póker para apostar en línea se utilicen estrategias agresivas. Sucede mucho más allí, en los sitios de apuestas online, que lo que podemos ver cuando atestiguamos o protagonizamos partidas de póker reales, ya sea en cash games, torneos o simplemente una partida entre amigos.

El punto es que lo que termina afectando el comportamiento de los jugadores que participan de una mesa de póker en línea con sus apuestas no es más que su propio impulso, el cual ya está presente, claro está, cuando juega en otras circunstancias, solo que este último caso (por ejemplo cuando juega al póker en un casino real) siente una multiplicidad de condicionantes que se posan sobre sí, y que operan como un obstáculo que muchas veces lo llevan a refrenar estas impulsos (en otras no, claro está; además, no olvidemos que igualmente hay jugadores agresivos en las partidas de póker reales).

Al ser así, entonces, lo que se produce es un relajamiento del límite, y una mayor posibilidad del impulso a emerger, a través de apuestas más arriesgadas o de jugadas que en otra circunstancia distinta, probablemente, no habría sucedido.

El póker, en todas sus variantes, es un juego de azar que requiere mucha práctica, mucho tiempo de preparación y de entrenamiento. Muchos jugadores de póker deciden que ese tiempo de práctica quieren cumplirlo jugando en sitios de apuesta en línea, una forma de mantener la agilidad mental en la materia, y de aceitar técnicas para lograr progresos en tanto apostadores.

Ahora bien, cuando un jugador de póker ha recién comenzado a jugar a este juego y aún no ha acumulado la experiencia necesaria, aún no ha encontrado la forma de maximizar su rendimiento, quizás al principio se sienta un poco frustrado por esta situación.

Por suerte, los sitios de póker en línea suelen poner a disposición de cualquier visitante del sitio programas de asistencia a los jugadores. Allí podemos conectarnos y practicar, recibir asistencia, consejos, técnicas de juego. Lo más importante, de cualquier modo, es tener la posibilidad de competir.

Si uno aún no tiene la confianza, los conocimientos o la práctica necesaria para tomar parte en una partida en la que se apueste dinero, puede hacerlo en las salas libres, en las que jugará de la misma forma, con un programa idéntico, las mismas reglas y todos los mismos mecanismos. De esa forma se le hará mucho más fácil cuando tenga que sentarse en la mesa verdadera. Ya tendrá un recorrido hecho que le facilitará largamente llegar a tener un excelente desempeño.

Nunca lo olvides. Con los programas de entrenamiento en póker que ofrecen los sitios de apuestas en póker online, obtendrás la práctica que necesitas para aprender a jugar al póker como los profesionales.

Un tema que merece que le prestemos alguna atención cuando analizamos el póker en sí y sobre todo aquellas versiones de póker que se juegan con cartas comunitarias posadas boca arriba sobre la mesa, es la cuestión de la escalera, y en particular de lo que en el mundo de las apuestas y el póker se denomina escalera interna.

Antes que nada veamos brevemente a qué se llama así, escalera interna. Se hablará de escalera interna por oposición a la escalera externa. La escalera externa es aquella que aspiramos formar con cartas de los extremos de la escalera. Si en mano tenemos un 6 y un 7, en la mesa hay un 5, un 8 y una J, entonces carecemos de un cuatro o de un 9 para formar la escalera, y al haber dos cartas por salir todavía, el turn y el river, nuestras posibilidades nos son nada malas.

En cambio, si tenemos en la mano un 6 y un 7 y en la mesa hay un 9, un 10 y un As, entonces la carta que nos falta es un 8, por lo que la escalera se denomina interna, siendo que no es de los extremos la carta de la que carecemos, reduciendo la posibilidad a un solo naipe.
Por eso siempre se dice que son más difíciles de formar las escaleras internas que las escaleras externas, debiendo entonces considerar mucho mejor la forma en que manejaremos nuestras apuestas, siendo que el riesgo que podemos estar corriendo es grande.

Dijimos que le objetivo final del juego de póker es formar una combinación de cartas que derrote a las combinaciones de nuestros adversarios. Para lograrlo debemos articular una serie de cuestiones, la principal de las cuales es saber cómo se forma cada una de las manos con las que vamos a salir a competir.

Esto nos permitirá decidir de un modo exacto qué cartas podemos quedarnos y de cuáles cartas nos conviene librarnos, en qué momento, y por qué.

Las manos posibles del póker no son tantos y son realmente muy fáciles de aprender. Sintéticamente podemos decir que de menor a mayor las combinaciones que se admiten en el póker son par, trío, dos pares, escalera, color, full, póker y escalera real.

Ocho posibilidades que resumen todo el juego. Visto así el juego parecería muy simple. En España hay un juego de dados que utiliza casi la misma combinación de posibilidades y que se conoce como generala.

Es un juego muy popular y en torno al cual pueden hacerse apuestas, o simplemente está la posibilidad de jugarlo por mera diversión.
Volviendo al póker, decíamos que si analizamos solo las combinaciones de naipes posibles, el juego no parece revestir mayor complejidad. Sin embargo, es realmente un juego complejo, en el que por momentos puede hacerse muy difícil saber tomar la mejor decisión, saber hacer una buena apuesta.

Para ello deberemos saber cuándo nos conviene entrar y cuándo es mejor ser paciente y dejar pasar la mano. Lo cual tampoco es posible de ser establecido con un criterio único, puesto que hay jugadores más conservadores y otros más arriesgados (algo que por cierto, sucede en todos los juegos de apuestas).

Si bien el Pai Gow Póker no es un juego del que pueda afirmarse que es tan popular en los casinos como otros juegos de apuesta del calibre del black jack, los dados o la ruleta, ha cobrado un gran impulso en los último años, merced al gran crecimiento que han tenido todos los juegos de la familia del póker, empujados por la increíble fuerza con la que sigue expandiéndose el Texas Holdem, cuya onda expansiva revaloriza a todas las demás modalidades de este apasionante juego de casino.

El Pai Gow Póker, por su parte, no se ha visto ajeno a esta dinámica, y ha tomado provecho de la situación para garantizar su presencia en muchísimos casinos. Además, la fiebre de las apuestas en línea ha traído como consecuencia que todos los juegos de apuestas que son variantes del póker tengan una participación muy especial en los sitios de apuestas en línea.

Por eso, es hoy muy común que encontremos sitios web especialmente diseñados para el Pai Gow Póker, al igual que sucede con el póker Omaha, con el póker caribeño o hasta con el video póker, el cual en realidad, ya contaba con una presencia más que importante en casi todos los casinos físicos de importancia suficiente como para contar con una sala de máquinas para hacer apuestas.

La posibilidad de jugar al Pai Gow Póker online ha significado un paso más en la consolidación de este juego que combina a póker clásico con otros de procedencia oriental, mezcla que se traduce en ese nombre que ha recibido.

La cuestión al respecto al futuro del póker y a su fundada pretensión de convertirse en un deporte, lo cual abre un panorama muy amplio de disputa legal en aquellos suelos que no comulgan por principios religiosos (o vaya a saber uno qué) con los juegos de azar, debe ser abordada, entonces, no desde la perspectiva que busca los avales para este juego de apuestas en sus capacidad de dinamización de la economía.

Sino en las propias virtudes que debe esgrimir aquel que buscar trascender la mera instancia inicial de un apostador inexperto que asoma sus narices en este juego.

El debate, su resolución, en verdad, carece de dificultad para alguien que sepa jugar al póker. Es decir, para alguien que se haya “sentado” con cierta continuidad en el tiempo en una mesa de póker, y se haya dedicado a jugar consistentemente. Se verá, en tal caso, las posibilidades que implica este juego de apuestas.

La increíble cantidad de variantes que al interior de un juego de póker se abren. La muy escasa participación del azar en el transcurso del juego. Casi un ajedrez que se juega con cartas y por dinero.

Los que plantearon la cuestión no fueron justamente los jugadores profesionales. Se inició como un debate meramente económico, y luego los jugadores vieron una luz al final del túnel y avanzaron por ese camino, pues resulta triste ver cómo en algunos sitios muchos fanáticos deben privarse de practicar su juego favorito por una cuestión de clasificación.

Ya sea un juego de azar o un deporte, está claro que el póker es un juego de apuestas maravilloso, y que todo el que desee practicarlo merece poder tener acceso a él.

Que el póker es uno de los juegos de apuestas con mayor éxito en el mundo entero, es algo que ya estas alturas ha quedado fuera de discusión, no solo en el ámbito de las apuestas y los juegos de casino, sino también para cualquier persona corriente que toque de oído la temática.

El póker ha atrapado a una millonada de fanáticos y los mantiene cautivos de sus encantos, a merced de su voluntad, dispuestos a pasar horas frente a los monitores de los ordenadores. A cambio les ofrece diversión máxima y, si se es suficientemente hábil, una buena cantidad de dinero.

Estos contendientes, humildes fanáticos de este tradicional juego de apuestas devenido en pasión de multitudes, saben, además, que la condición para obtener la habilidad suficiente como para tener la posibilidad de competir seriamente en este juego es la práctica.
También es algo sabido, muy sabido podríamos decir, que la industria del póker se ha convertido en la más dinámica de entre los juegos de casino.

Si consideráramos el total del dinero que entra en circulación por las apuestas totales a nivel mundial, nos asombraría ver que un porcentaje importante de ellas está representado por todo lo que hace al póker.

Quizás fue por eso, por el rotundo éxito que ha tenido en las últimas décadas, que muchos hayan alzado la voz para hacer del póker un deporte. Pero en tal caso, creemos que lo que debería hacer cambiar la consideración no puede estar del lado del éxito en cantidad de apostadores, o fanáticos, ni aún de dinero, que haya en relación con este juego, sino de sus particularidades intrínsecas.

Los jugadores de casinos nunca han sido verdaderos expertos en póker. Si bien es un juego al que tienen muy bien considerado y al cual disfrutan seguramente mucho jugar, no resulta sobresaliente su participación en él, pues queda inmerso en medio de muchos otros juegos que los jugadores de casino también estiman mucho: el black jack, la ruleta, los dados

Los jugadores de póker siempre han sido una secta aparte. Quienes se especializan en póker gustan de jugar póker y, generalmente, nada más. Quizás tienen algún registro de los otros juegos y posiblemente alguna vez hayan decidido jugar algunas fichas a alguno de ellos, pero solo como un pasatiempo fugaz y efímero, sin siquiera considerar la posibilidad de desarrollar un gusto equivalente al que tienen por el póker.

Por eso el póker, en los casinos, queda subsumido a ser un juego más. Una de las tantas variantes de juegos de naipes que uno puede hallar en un casino. La única excepción a este respecto, es cuando en los casinos se montan los tradicionales y tan populares torneos de póker.

Por supuesto que todo lo dicho hasta ahora pierde total validez cuando un casino se llena de fanáticos, curiosos y aficionados que acuden a participar o a ser testigos de un torneo, pues allí el póker se roba el centro de la atención desplazando de la escena a cualquier otro juego que osare intentar opacarlo.

Pero no serán los típicos jugadores de casino los que tomen protagonismo entonces, sino aquellos otros que se han dedicado con esfuerzo y dedicación a hacer del póker una actividad como la que hoy en día es.

 Page 1 of 3  1  2  3 »