Luego de ser jugado por primera vez en la Ciudad de Las Vegas, honrando el comienzo de una tradición mágica que aún no ha encontrado límites en su crecimiento, el Texas Holdem logró ser el atractivo principal de la inauguración de la Serie Mundial de Póker. Ese día del año de 1971, algo habría cambiado en el póker para siempre.

No solo en el póker, en todo el mundo de las apuestas.
A pesar de ese logro, de ser la principal variedad de póker en la serie mundial, el Texas Holdem aún se resistía a entregarse a las manos de la persona corriente, que conocía de póker y apuestas, pero que no era ni mucho menos que experta.

Hasta entrada la década del 2000, el Texas Holdem permanecía en un estado de desconocimiento para muchos jugadores de póker. Para que ello cambiara, fue necesario, en primer lugar, que el Texas Holdem se afianzara en su país de origen.

Las televisaciones de Texas holdem fueron el primer paso. Al transmitirse las series mundiales, la gente comenzó de a poco a acercarse a este juego. Las reglas, si bien no eran complejas, consistían en una variación que merecía una atención para poder ser comprendida.

Esa misma década, el gran crecimiento que mostraban los sitios de apuestas en línea y la fusión con el póker, dando lugar al póker en línea, y particularmente al Texas Holdem online, revitalizando al juego y dándole un empujón extra a los sitios de casino online, para un definitivo despegue.

Mucho se ha escrito sobre los orígenes del póker. En todos lados donde a ello se ha aludido, en su mayoría espacios dedicados a contemplar cuestiones relativas a las apuestas y a los juegos más importantes de casino, se ha coincidido acerca de un inicio difuso.

Con orígenes desperdigados en latitudes disímiles, casi inverosímiles, y luego algunos viajes surcando el planeta entero, divagando desde aquí para allá, hasta recalar en algún sitio de los Estados Unidos, dando espacio al surgimiento de un fervor que se mantuvo oculto durante mucho tiempo. Desde las sombras comenzó a crecer hasta volverse un verdadero gigante de las apuestas.

Algo que no está demasiado analizado, en cambio, es el origen de la versión de póker que mayor popularidad ha ganado en las últimas décadas: el Texas Holdem. Es así que dedicaremos unas palabras a iluminar esa zona oscura de la historia más reciente de este deporte, la cual coincide justamente con lo que podríamos llamar su boom, la explosión que lo catapultó a ser el juego de apuestas más importante de los tiempos recientes.

El primer juego de Texas Holdem se jugó en Las Vegas. Y así tenía que ser. Su destino quedó sellado en aquella primera llama que se encendió en la capital histórica de los casinos y las apuestas. Allí, entonces, luego de un comienzo en el cual vivió encerrado en los límites de esa bella ciudad, que en el año 1971 se adoptó como principal guía de lo que se organizó como serie mundial de póker.