Apuestas en Chemin de Fer II

Tal como indicamos, no solo ninguno de los jugadores que en ese momento está apostando en contra del que ha resultado ser el banquero de la mano, puede superar la apuesta que este último ha efectuado, sino que la cifra de la sumatoria total de las apuestas de cada uno de los contendientes tampoco puede superarlas, a resultas de lo cual el chemin de fer puede resultar, en algunos casos, un juego más lento y menos flexible que su primo hermano el baccarat.

Si la apuesta de el banquero es muy baja, ello puede llegar a condicionar demasiado el accionar de los demás participantes, llegándose incluso al caso de que alguno de ellos o pueda, en esa mano, hacer una apuesta.

En los casinos que se juega el chemin de fer, se cobra un 5% de comisión a las ganancias del jugador que hace de banca. Lo mismo ocurre en los sitios de apuestas en línea en que se practica este sencillo aunque emocionante juego.

No hay diferencias en el tema del valor de las cartas entre el chemin de fer y el baccarat. Cada una vale lo que representa el propio naipe. Una diferencia importante entre el chemin de fer y el baccarat es que las acciones no están prefiguradas para el jugador y este puede optar entre extraer carta o plantarse en determinados casos.

Las mesas en las que se llevan a cabo las partidas de chemin de fer, por lo general, suelen tener en su alrededor asientos para muchos jugadores (entre 8 y 12).

Apuestas en Chemin de Fer

El chemin de fer es un juego de apuestas que se juega con naipes y que tiene la característica de tener notables similitudes con el conocido baccarat. Estas cualidades similares no son, por cierto, producto de la casualidad, sino que, por el contrario, un origen común los une, en la historia pasado, indisolublemente.

Sin embargo, a diferencia del baccarat, en el chemin de fer la contiende se lleva a cabo entre jugador y jugador, por lo que las apuestas no toman esa dirección tan característica del baccarat, en el que se puede apostar por la mano de la banca o por la mano del jugador.

Pero en el chemin de fer el concepto de banca no está completamente ausento, sino que es uno de los jugadores (se va rotando de mano en mano quién debe hacerlo) el que debe oficiar de banca y recibir las apuestas.

También deberá ser el encargado de hacer el reparto de naipes. En el chemin de fer, el jugador que ocupa el puesto de banquero en la mano, tiene la atribución, asimismo, de fijar el tope de la apuesta. En efecto, la cifra que apuesta este jugador será el límite por encima del cual ninguno de los otros participantes podrá elevar su propia apuesta.

Además, teniendo en cuenta que todos los demás jugadores están, en el transcurso de esa mano, apostando en contra de este jugador, vemos que el poder que le es conferido por las reglas del juego al ser capaz de establecer el límite de apuesta, es ciertamente muy alto.

Tags

chemin de fer

Apuestas en el Blackjack Online

Las reglas que se utilizan en el juego de blackjack en línea son muy fáciles de entender y de aprender, y no hay mayores diferencias respecto de las que se utilizan para jugar al blackjack que se practica desde hacia muchísimos años en todos los casinos físicos de tradición.

Aún así, a pesar de la simpleza que conllevan las reglas y las mecánicas para hacer apuestas en este juego de casino online, la dificultad se plantea al momento de ejecutarlas con un objetivo concreto: ganar dinero mediante nuestras apuestas en el blackjack.

A pesar de la gran dificultad que este juego conlleva, es uno de los más populares en todos los sitios de apuestas online. Los jugadores aficionados al casino lo han elegido, desde los más remotos tiempos, en uno de sus juegos de azar predilectos. Es por ello que plantea una gran emoción y un desafío único para la mayoría de los aficionados a las apuestas en juegos de naipes el emprender una partida de blackjack en línea.

Bastará con repasar entonces mínimamente las reglas y la forma en que se va desarrollando el juego para iniciar con entusiasmo una partida de blackjack en línea. Con el tiempo, la experiencia y el aprendizaje de estrategias básicas para el blackjack que vayamos conociendo nos harán la vida en este juego mucho más fácil, y nos acercarán, sin duda, a tener un porcentaje de victorias mucho más importante, logrando inesperados avances en períodos de tiempo que serán, con mucho, relativamente breves.

Tal como vinimos insinuando al comienzo de esta serie de artículos dedicados íntegramente al análisis de las apuestas en el juego de naipes llamado blackjack, hay muchos elementos que conforman las variables en las que se puede desintegra el mismo.

Por ello es muy importante tener un conocimiento exhaustivo del juego al momento de hacer apuestas en él. La experiencia por sí misma irá proveyéndonos algunas claves importantes, pero no alcanzarán nunca conformarnos como grandes jugadores, puesto que estaremos arrastrando errores de novatos durante toda nuestra carrera como apostadores de blackjack.

Eso nos da la pauta de qué tan importante es sentar fuertes bases, sólidas piedras que sirvan de sostén a todo lo que edifiquemos después sobre ellas. El compromiso no es solo con el juego de blackjack. Es con nosotros mismos.

Hay que estar decidido a tomar ciertos riesgos, por supuesto, tantos como en cualquier otro juego de apuestas, pero no alcanza con la valentía, con el valor ni aún con la suerte. Debemos tener conocimientos y aplicar un sentido a las decisiones que tomamos, las cuales no pueden obedecer a meras corazonadas, a intuiciones ni a prejuicios.

Ello redundará en beneficios no solo para uno mismo, sino también para los compañeros de mesa, quienes no suelen ver con buenos ojos a los jugadores que no tienen claro por qué elijen plantarse o pedir carta, ya que un juego desacertado puede perjudicar a todos los que están integrando a un mismo tiempo una mesa de apuestas en este juego de azar.

Hay muchos elementos que en una partida de blackjack juegan un rol muy importante. Las probabilidades, por supuesto, al igual que en todos los juegos de apuestas, influyen de un modo decisivo en nuestro desempeño en el juego. Pero hay, además, y es algo con lo que iremos familiarizándonos a medida que vayamos avanzando en el juego, muchos otros elementos que toman parte en el cúmulo de factores que terminan decidiendo cuál será el desenlace en el juego.

Para empezar, puede haber muchos errores cometidos por el propio jugador, los cuales, al no ser evitados por una lectura atenta de las cuestiones básicas de la partida, terminan provocando una derrota precipitada o una mala racha en una noche de apuestas en el blackjack que pudo haber tenido un final mucho más feliz, de no haber mediado los poco oportunos desaciertos al momento de tomar decisiones.

Hay dos tipos de errores. Los errores que se cometen por concepciones equivocadas del juego deben ir perfeccionándose mediante el análisis. La experiencia ayudará a ver más claramente ciertos aspectos de las apuestas en este juego de naipes, pero otros errores sólo podrán purgarse a través del estudio y la lectura.

Hay una segunda clase de errores que son desencadenados por distracciones a las que un jugador de blackjack se ve sometido. Pueden ser por estímulos que provengan de una cuestión externa, como la charla de un jugador sentado junto a nosotros, el ruido que acostumbra tener el casino, etc. O un estímulo interno puede también sofocarnos, como la angustia de estar tomando decisiones.

Una de los juegos de video póker con mayor tradición, y que aún conserva buena parte del liderazgo en materia de popularidad, con respecto a la totalidad de video juegos de apuestas, es el denominado jota o mejor.

Si estamos jugando al jotas o mejor en un casino físico tradicional, alcanzará con que insertemos la moneda del valor correspondiente en la ranura que la máquina de video póker nos ofrece y que apretemos la tecla que indica repartir (deal), para que comencemos nuestra recorrida por este juego de apuestas.

Si, en cambio, estamos jugando en un sitio de casino en línea y queremos jugar al video póker jotas o mejor, entonces todo será incluso más sencillo. Solo seleccionamos el juego en el que queremos apostar y elegimos la cantidad de dinero que queremos colocar en concepto de apuesta. Luego elegimos la opción repartir, y las cartas nos serán automáticamente entregadas, dándose por medio de este ritual inicio al juego.

Las cinco cartas que la máquina de jotas o mejor le reparta al apostador estarán todas boca arriba, por lo que serán automáticamente visibles para él. Cualquier de las cinco cartas que fueron repartidas son susceptibles de ser seleccionadas para que el jugador se las quede o descartadas. Está claro que la finalidad del juego es obtener la mano más alta posible.

En el caso de esta modalidad de video póker, el jugador podrá aspirar a cobrar un buen premio toda vez que tenga en suerte recibir un par de jotas como mínimo. De ahí para arriba, sus perspectivas van siendo cada vez mejores.

No hay mayores dudas al respecto: el objetivo final del blackjack es obtener el puntaje que más se acerque a 21 para poder derrotar a la banca al momento de cotejar qué le ha tocado cada uno. Todos los jugadores, cada uno por separado, viven su enfrentamiento individual con la banca, en esa disputa se erigirán como vencedores o verán perdidas las fichas que habían apostado, debiendo esperar a la mano siguiente con renovado ímpetu de triunfo.

Tampoco hay mayores dudas al respecto de los valores de las cartas. Se sabe que los Ases pueden valer 1 u 11. Es el propio jugador el que tiene en sus manos la posibilidad de elegir cuál de los dos valores del as quiere hacer valer en ese momento.

Claro está que para tomar tal decisión debe evaluar qué carta le ha tocado como acompañante al mencionado As, y además, tomar en cuenta qué cartas tienen en ese preciso momento la banca. De esa forma podrá establecer, de acuerdo a su propio criterio, cuál de los dos valores se acomoda mejor a sus necesidades estratégicas en ese momento.

Las K, las Q, las J y los 10, todos valen 10. Una combinación entre una de estas cartas que valen 10 y un As nos otorgará un blackjack, ocasión en la cual la banca debe pagarnos nuestra apuesta una vez y media. A diferencia de las otras ocasiones en que uno apuesta básica es ganada, la cual se paga uno a uno.

El resto de las cartas valen exactamente según el valor registrado en el propio naipe.

Además de ser conscientes que nos siempre podemos estar jugando con buenas cartas, que no solo de ello debemos hacer depender nuestro ingreso a las apuestas en el póker, también tenemos que tomar en cuenta otros parámetros, los cuales, por supuesto, no pueden constituir un esquema rígido, sino que, por el contrario, debemos flexibilizar para adaptar lo mejor que podamos a lo que nuestra propia intuición nos vaya indicando a lo largo del juego.

No es conveniente, relatan los mejores especialistas que puedan hallarse en relación con las apuestas y el póker, apostar en más de un 30 % de las manos que componen a una partida de póker. Ese es el margen que debemos tomar como parámetro.

Si acaso puede flexibilizarse, podemos hacer una oscilación entre un 10% para arriba o para abajo, pero siempre tenemos que hacerlo con un plan concreto. Aunque, como dejamos bien establecido, no todo depende de las cartas que tengamos, si acaso prescindimos de jugar con buenas cartas, al menos debemos apoyarnos en una inteligente estrategia.

Si tenemos la mejor jugada, la mano más florida, en el river, no es una buena idea pasar. Debemos aumentar. Algunos jugadores se dejan llevar por la idea de crear una falsa impresión en sus contrarios, pero ese caso los lleva a priorizar la imagen por sobre el juego. Tal ocasión puede utilizarse a favor del propio jugador, de tanto en tanto, pero como regla general no puede establecerse de esa manera.

Tomar en cuenta estas cuestiones nos ayudará a mejorar nuestras expectativas.

Aprender a jugar al póker en forma óptima siempre es un desafío que todo jugador aficionado a este deporte tendrá permanentemente entre sus principales metas. Las apuestas que involucra este juego no son en absoluto complejas, pero el factor subjetivo del juego obliga a una constante actualización que nos lleve a mejorar nuestras decisiones y a ampliar nuestro repertorio.

Algunos consejos que refresquen la mentalidad del jugador promedio, por el mismo motivo esgrimido en el párrafo precedente, nunca estarán demás. Por el contrario, pueden constituir un interesante desafío a ampliar los horizontes de los apostadores aficionados al arte de jugar al póker.

Sabemos, por ejemplo, que en el póker no es posible que nos toque siempre la mejor mano. Si de ello dependiera el poder ganar, solo lograríamos acertar un número muy limitado de veces. Por ello se vuelve imprescindible recurrir a otras astucias para coronar a nuestras apuestas, convirtiéndolas en exitosas.

Hay muchos factores que influyen y que debemos considerar al momento de apostar en el póker. No solo del valor de las propias cartas vive un jugador de póker: el pozo, las ciegas, los oponentes, sus actitudes, la posición que nos ha tocado en la mesa y la imagen que proyectemos en los demás, estarán influyendo en el resultado que podamos tener en el juego.

Nada quita que teniendo buenas cartas vayamos a ganar más dinero jugando al póker. Pero no podemos contar sol o con eso. Todos los factores, todos los elementos que forman parte del juego, deben ser correctamente utilizados en nuestro favor.

Todos los aficionados a las apuestas en línea saben muy bien que existen muchas variantes de póker en línea a las que se puede apostar en casinos online. El póker es un juego tan rico, que ofrece modalidades de juegos para gustos realmente muy dispares.

Por lo que cada tipo de jugador de casino puede dedicarse a apostar a un tipo de modalidad, disfrutando muchísimo de ella, sin siquiera entrar en un mínimo contacto con las otras versiones de este apasionante juego de azar.

En este caso, hablaremos del póker de tres cartas online. Esta versión del póker, no tan popular quizás, es sin embargo una forma muy divertida de vivir la experiencia que implica el póker en línea. Las manos son breves y eso vuelve al juego del póker de tres cartas en línea, un juego de apuestas muy dinámico.

Sabemos que, como ocurre en la mayoría de las versiones del póker, el empate no es una de las opciones que están incluidas entre las reglas del juego, por lo que la competitividad que se desata es realmente extrema.

Hay dos juegos que conviven al interior del póker de tres cartas. Uno de lelos recibe por nombre pair plus. Al otro se lo llame ante and play. Quedará a decisión del propio jugador en cuál de las dos modalidades intentará probar suerte.

Deberá realizar sus apuestas en cada mano tomando en cuenta, entonces, su temprana decisión. Incluso pueden combinarse los juegos y apostarse a ambos modalidades en simultáneo, lo cual maximiza sus posibilidades de obtener una ganancia interesante.

Tags

cartas poker, el poker apuestas, cartas de poker imagen una por una, poker imagenes cartas
 Page 5 of 19  « First  ... « 3  4  5  6  7 » ...  Last »