Apuestas y Diversión

Sabemos que hay muchísimos juegos de casino y otros tantos juegos de azar que, alejados del casino, aún admiten una participación legítima por arte de aficionados a las apuestas, y en los que puede ser muy entretenido tomar parte. Ejemplos de esto último son los hipódromos, los bingos y las casas de apuestas deportivas. También existen espacios de apuestas exclusivos para jugar a los dados o al póker.

Entre los juegos de apuestas que podemos encontrar en un casino, el video póker es uno de los más accesibles. Este detalle hace que muchas veces, al pensarlo, analizarlo y representarlo, nos quedemos con este concepto y soslayemos un costado del video póker que es ciertamente apasionante.

No por ser un juego de apuestas sencillo y accesible, podemos pensar que le video póker es un juego poco apasionante. Por el contrario, hacer apuestas en el video póker requiere de una cuota de atención y concentración, por parte nuestra, superior a la que puede merecer otros juegos de casino que, a simple vista, quizás parecerían ser mucho más complejos y apasionantes.

El video póker es el único juego de casino que practicado en una consola, admite el uso de estrategias. Más aún, requiere que utilicemos uno, si es que queremos tener aspiraciones reales de terminar nuestra participación en el juego con una enorme sonrisa que denote que nos iremos a casa con más dinero que el que traíamos antes de ingresar al casino y sentarnos para disponernos a hacer nuestras apuestas en la máquina de video póker.

Todos los fanáticos de las apuestas de tanto en tanto, como para relajarnos de la tensión que nos provoca practicar aquellos juegos de casino más arduos, aquellos que nos exigen un desempeño más enérgico, mediante de despliegue de complejas y otros esforzados artilugios, gustamos dedicarnos, no con menso pasión pero sí con menos estrés, a los juegos de máquinas.

Nos ayudan, además, a calmar la ansiedad. Pues además de ser muy entretenidos tienen algo que permite canalizar la energía hacia los carriles más sanos.

Sin embargo, a pesar de que puedan cumplir esta función descontracturante, estos juegos también merecen que les prestemos atención en su condición de potenciales fuentes de dinero. Por ejemplo, el video póker es una máquina de apuestas que bien jugada puede ofrecernos interesantes dividendos. Con tener un poco de suerte nos bastará para irnos con más dinero en los bolsillos que los que trajimos.

Veamos algunas cuestiones que pueden ayudarnos a que nuestro desempeño en el video póker sea realmente motivo de satisfacción. En primer lugar, debemos saber que el video póker, tanto en las versiones que podemos encontrar en los casino tradicionales como aquellas otras que forman parte de los modernos casinos en línea, es un juego de apuestas que presenta diferencias en las probabilidades de pago.

De una máquina a otra puede variar esa condición. Incluso al interior de una máquina misma las probabilidades pueden sufrir modificaciones de una mano a otro. Asombroso pero parte de la realidad aleatoria a las que nos acostumbraron las máquinas de juegos de azar.

Aquí les traemos para que si aún no lo han jugado lo conozcan, pues se trata de uno de los juegos de casino en línea más dinámicos, rápidos, divertidos con un entretenimiento constante e instantáneo, al Deuces Wild de 25 manos. Tal como anticipamos en le párrafo precedente, se trata de otra de las tantas versiones que existen de video póker. El video póker, en todas sus versiones, ha atravesado una historia muy larga en los casinos físicos, y desde hace un tiempo a la fecha, se ha convertido también en una de las máximas atracciones de los juegos de casino online.

Las virtudes que destacan al video póker, y en particular a la versión que hoy les presentamos, Deuces Wild de 25 manos, son las que hemos referido en tantas oportunidades: entretenimiento dinámico y la posibilidad de ganar instantáneamente muy tentadoras sumas de dinero.

El Deuces Wild se juega con la tradicional baraja francesa completa. Una vez que el jugador haya realizado su apuesta con la que se da inicio al juego, la máquina de video póker reparte automáticamente las cinco cartas que al jugador le corresponden.

Como sucede en la mayoría de los juegos de video póker, el jugador deberá escoger de entre las cartas que le tocaron en suerte, aquellas de las que prefiere prescindir para que le sean reemplazadas por otras.

La tabla de pagos que se puede leer habitualmente junto a la pantalla virtual de deuces wild deja indicado específicamente cómo se contabiliza el valor de cada mano.