Una información de la que no muchas personas disponen, pero que se ha expandido con considerable importancia entre los afectos a los juegos de casino en línea, es que hay algunos casinos online que ofrecen versiones de sus juegos jugadas absolutamente en vino y filmadas. Este es el caso de ciertos sitios de casino en línea y sus versiones de la ruleta online.

En ellas hay un croupier las 24 horas de todos los días (no siempre el mismo croupier, por supuesto) y hay una cámara filmándolo. Las apuestas solicitadas por los participantes que se conectan online son colocadas de acuerdo a las indicaciones que estos realizan.

La cuota de realismo, entonces, se extiende hasta un límite inimaginable. Es una experiencia que resulta incluso superadora de lo que representa un casino físico, el mismo casino que está siendo filmado y transmitido a través de la web por el sitio de casino online.

Decimos que es una experiencia superadora respecto de lo que significa jugar en un casino físico toda vez que aquellos que asistieron al casino objeto de la filmación tendrán que restringirse a un horario acotado para poder hacer las apuestas que deseen. Algo lógico, ya que los casinos tienen un horario de comienzo y un horario de cierre.

Sin embargo, los apostadores que ingresan a la mesa de ruleta a través de la web no tienen ese límite horario, pueden apostar en cualquier momento. Incluso es algo bastante común que al conectarse a uno de esos casinos online se vea que en el resto del casino abunda cierta penumbra.

La ruleta es un juego de reglas simples. La bola de marfil gira en una rueda impulsada fuertemente por un croupier. En unos segundos, la rueda va perdiendo velocidad producto del rozamiento, y la bola de marfil finalmente cae en alguna de las posiciones, designando un número, que puede ser negro o rojo (eventualmente verde).

Todas las apuestas debieron ser ya establecidas con anterioridad a la disminución de la velocidad de la rueda. Todos los jugadores que participan del juego apuestan contra la casa (o la banca). Al momento de apostar hay diferentes posibilidades para elegir. Cada una de ellas tiene un límite mínimo y un máximo.

A grandes rasgos, se pueden establecer dos tipos de apuestas de ruleta distintas. A las primeras, las llamaremos apuestas internas y a las segundas, externas. Hay seis apuestas internas diferentes: el pleno (también llamada recta o sencilla), el semipleno (puede conocérsela como dos números, caballo o dividida), la calle (también conocida como transversal o de tres números), la esquina o cuadro, la de cinco números (0, doble cero, 1, 2 y 3) y la de línea (también llamada seisena).

Las apuestas externas constituyen, a su vez, cuatros tipos diferentes. En primer lugar nos encontramos con las denominadas suertes sencillas, las cuales a su vez pueden ser subdivididas: rojo o negro (color), par o impar, mayor o menos (también llamado pase y falta); un segundo tipo de apuesta externa es columna (primera, segunda o tercera); y el tercer tipo de apuesta externa es la docena (de nuevo, primera, segunda y tercera docena). Hay un cuarto tipo de apuesta externa: el cero (y de tratarse de una ruleta americana, el doble cero).

Tags

ruleta americana doble cero