Apuestas, Estrategias y Póker Caribeño II

Es importante aprehender este concepto, pues no llevará a mejorar muchísimo nuestras perspectivas de éxito al momento de hacer apuestas en el póker caribeño, sin importar que estemos ejerciendo nuestra práctica en un casino real o en un sitio de apuestas en línea. Hasta el par más débil supera a la mano que le toque al crupier más del cincuenta por ciento de las veces. El número exacto para el par más débil es 50,08%, y se acrecienta a medida que avanzamos hacia pares cada vez más fuertes.

Pero así como con un par débil debemos persistir en nuestro intento de hacer valer nuestra apuesta y nuestra mano contra la suerte del crupier, también debemos saber que en un juego del estilo del póker caribeño, echarse un farol carece de todo valor. Y si no tenemos al menos una buena carta que soporte nuestra apuesta, iremos directo a la derrota.

Dependiendo cómo venga nuestra suerte en el juego y cómo hayamos venido analizando el transcurso de las manos, eventualmente podremos tenerle la fe suficiente a una mano con un As o con una K para continuar y no abandonar. Pero por lo general, muchos experimentados jugadores prefieren abandonar si no han obtenido al menos un par, sin importar qué tan débil este ha sido, como acabamos de explicar, hasta el peor de los pares tiene buenas probabilidades ante la aún incierta mano del crupier.

El póker caribeño se reduce a la instancia de decisión de abandonar la apuesta o continuar una vez que las cartas ya están en la mesa. Tomar una buena decisión aquí es la clave de todo.

Apuestas, Estrategias y Póker Caribeño

El póker caribeño es una de las modalidades de póker que más ha ganado en popularidad a partir del auge de los sitios de apuestas en línea. Así como se ha expandido mucho la práctica de este juego, también han comenzado a circular cada vez con más frecuencia algunos consejos respecto de las decisiones estratégicas más convenientes para apostar en este juego.

Un primer paso que debe hacer un jugador con aspiraciones de mejorar su performance en las partidas de póker caribeño, es la de desmitificar ciertas decisiones que suelen tomarse en este juego como válidas y que en realidad no están fundadas en ninguna lógica que avale dicha determinación. Por ejemplo, es sabido que los participantes suelen elegir la opción de abandonar, luego de haber recibido los naipes y verificar que tienen un par inferior a cinco.

Al considerar su mano como demasiado débil, se toma entonces la decisión de no arriesgar la apuesta entera y abandonar.

Pero cuando nos atenemos a las probabilidades reales que caracterizan a este juego de apuestas, y específicamente a la instancia de tener que tomar la decisión de proseguir con la mano o abandonar, lo que obtenemos es que incluso el par más bajo, tiene buenas probabilidades de derrotar a la mano del crupier, de la cual.

Claro está, hasta el momento no tenemos más noticia que uno solo de los naipes que la integran, el cual está con la cara hacia arriba, mientras los otros cuatro permanecen ocultos, invisibles a los ojos del apostador.

La Simulación en la Apuesta II

El arte de echarse un farol cuando se está haciendo apuestas en una mesa de póker ha conocido, en la actualidad, una nueva etapa. Sabemos que con la introducción del póker en línea, el cual se practica en sitios de apuestas online. Es absolutamente distinto echarse un farol en una partida de póker en línea que lo que había sido, hasta aquí, hacerlo en una partida de póker real.

El mero hecho de tener cara a cara a los oponentes, instala el elemento de la corporalidad de la disputa, el cual está perfectamente ausente cuando la partida es virtual y se desarrolla en un sitio de apuestas online.

¿Cómo opera entonces el farol o el bluff en uno y otro caso? Sabido es por todos los aficionados a las apuestas en el póker que cuando uno participa en una partida de póker real, el hecho de estar siendo visto, oído y percibido de muchas otras formas por los oponentes, hace que uno tenga que tener permanente consciente de las propias acciones, de los gestos, de los movimientos y de las palabras que uno pronuncia.

Cuando un aficionado a las apuestas en el póker se hecha un farol, este debe ser refrendado por todo el cuerpo del apostador, quien acompaña con palabras, gestos y movimientos corporales a la apuesta que hizo. Pero cuando la disputa es en una sala de apuestas online, se carece de este aspecto teatral y el farol pasa a ser una abstracción, lo cual abre una cuestión de indeterminación.

La Simulación en la Apuesta

No hay demasiados juegos de apuestas en los que pueda cumplir una función el arte de la simulación. Todos lo sabemos, después de todo: es el póker el gran testigo de imposturas repetidas, por parte de aficionados a las apuestas que deben recurrir a la astucia de hacer creer a sus adversarios que tienen lo que no tienen o, por qué no, que no tienen lo que, en realidad, sí les ha tocado en suerte.

La palabra inglesa que se utiliza para identificarla práctica de la apuesta en la que se finge una posición en el juego distinta que lo que la realidad de las cartas evidencia, lo cual en verdad sólo es percibido por el propio dueño de las cartas, es bluff. Hacer un bluff, suele decirse, refiriéndose precisamente a esta acción tan común en el juego de póker. En castellano se traduce este concepto con la palabra farol. Aunque, por lo general, no se dice hacer un farol, sino echarse un farol.

Hacer un farol es todo un arte. Un apostador no puede abusar de esta técnica, puesto que perdería su verdadera funcionalidad, la cual consiste en hacer pasar por cierto lo que no es real. Aunque se convierte en real a partir de sus efectos. Un buen faro les el que asusta a los adversarios. Y por lo general, los jugadores de póker suelen desconfiar de aquellos otros que abusan de los faroles, por lo que muchas veces consiguen atraparlos apostando por encima de lo que sus cartas admiten.

Récord de Apuestas II

Los botes más significativos de la historia de las apuestas en el póker, entonces, son los que ahora específicamente nos convocan. Todo sucedió, inesperadamente, en una plácida noche de póker, en un sitio de apuestas en línea. Uno de los sitios de póker más reconocidos de toda la Internet, fue el que ofició como sede de aquella magnífica hazaña, la cual marcaría un antes y un después en la historia de las apuestas y, claro está, en la historia del póker en línea.

En las cercanías del medio millón de dólares, la noche que se iluminó el cielo del póker, vio transcurrir un bote de 465 mil dólares. Dos jugadores fueron los que, en definitiva, terminaron lidiando por ver quién sería, finalmente, el que se llevaría la cuantiosa cantidad que se había acumulado merced a las apuestas que habían ido sucediéndose en la mesa de póker que integraba la sala de póker en la que ellos se habían conectado esa noche.

La situación se llevó a cabo en el marco de un importante torneo de póker que se disputa año tras año en una de las salas de póker en línea que más convocatoria tiene, tanto en materia de aficionados, como si lo evaluamos a partir de la cantidad de apuestas que el sitio web registra cada día.

Sabemos que el récord pronto será superado, y que quedará sepultado, una vez que así haya sido, en el polvo del olvido. Por ahora, es solo una posta a superar por muchísimos aficionados a las apuestas en el póker.

Récords de Apuestas

La historia de las apuestas en el póker nos depara muchos sorpresas. Entre ellas, es sabido que uno de los interesas que con más frecuencia se repite entre los aficionados a jugar al póker, tanto en las versiones que encontramos en las salas de apuestas en línea como el que se practica en casinos físicos, o en salones de apuestas reales, está el saber cuáles fueron los botes más altos que se han registrado.

Para algunos, esto puede no ser más que una curiosidad que alimenta su forma de percibir el juego, pero para otros apostadores, se trata de una meta: llegar a batir un récord significaría entrar en la historia grande de un deporte que cada día tiene más aficionados.

El juego de póker, así como el de cualquier otro juego de apuestas, es esencialmente una forma de entretenerse. Sin embargo, nadie puede dejar de especular, al momento de jugar por dinero, con la posibilidad de conseguir ganancia.

En este caso puntual que nos convoca, vemos que tampoco podemos aislar el elemento del dinero que se gane, con el objetivo narcisista de sentirse que lo que uno pueda llegar a ganar, así como el dinero por el que alguien pueda competir, no es equiparable a lo que pueda llegar a suceder con otros aficionados a las apuestas en este mismo juego.

Y si de cifras astronómicas se trata, el póker, en particular, en un juego que no tiene equivalente en el mundo de las apuestas y el azar, pues la pasión y el entusiasmo que despierta, desespera muchas veces a los competidores, y los lleva a arriesgar cifrar por demás considerables.

Apuestas y Texas Hold'em III

Pero un jugador no puede paralizarse en la instancia especulativa. De hecho, ese momento es absolutamente necesario y, de la evaluación que haga en ese tramo de la partida, dependerá su suerte y el resultado final el cual puede ser muy bueno, simplemente decoroso y francamente lamentable.

Un jugador que no haya analizado conscientemente las opciones propias y ajenas y que sobreestime su capacidad de hacer faroles o de leer a los adversarios a partir de gestos, señas o elucubraciones mágicas, podría no ser capaz de hacer las apuestas que quepan a la necesidad estructural lógica que admite cada uno de los momentos de los diferentes tipos de partidas en los que tenga que entrar en acción.

Pero, tal como dijimos, esa instancia debe estar circunscripta a un momento preciso, y luego el jugador debe proseguir y hacer sus apuestas (o, por supuesto, retirarse y esperar a manos posteriores en las que considere que sus posibilidades reales sean mucho mejores).
Veamos cómo se estructuran entonces los momentos del juego.

Se reparten las cartas individuales y luego se colocan tres de las cartas que formarán parte de las cartas comunitaria. Posteriormente se realizan apuestas. Luego se siguen desnudando los misterios de las cartas que aún habían quedado ocultas, sin ser expuestas, y ante cada nueva aparición se hacen más apuestas.

Muchos de los jugadores desisten, en alguna de las instancias intermedias de seguir tomando parte del juego. Se supone, estadísticamente, que un jugador toma parte de cerca del 20 porciento del total de las manos.

Apuestas y Texas Holdem II

Así como en el póker clásico de cinco cartas, un jugador llegará a formar la mano con cinco cartas que le han sido entregadas directamente a él en forma privada, de las cuales luego podrá descartarse tantas como desee para recibir otras nuevas, en el Texas holdem póker un jugador formará la mano con la que participará del juego con las dos cartas que son exclusivas de él y con tres de las cartas comunitarias.

El elemento de desconocimiento en uno y otro caso, como vemos, difiere al momento de hacer la apuesta.

Un jugador que está apostando en el póker tradicional, solo sabe de su oponente cuánto ha apostado al recibir sus cartas, cuántas cartas ha decidido descartar y cuánto ha apostado la segunda vez, una vez formada su mano definitiva, y de qué modo.

Un apostador de Texas holdem póker, en cambio, tiene muchos más datos. Sabe todas las cartas de su adversario menos dos. En realidad sabe cuáles pueden ser tres de las demás cartas de su adversario.

Pero, en realidad, al momento de librarse de las especulaciones y ejecutar la apuesta real, tangible y que dirimirá el resultado de una partida, esas dos cartas de las que no se tiene noticia implican un universo de posibilidades. De hecho, sobre las cinco cartas que se conocen y de las cuales tres pueden estar siendo utilizadas por cualquiera de los jugadores que están haciendo apuestas en la mesa, caben un sinnúmero de especulaciones y combinaciones de lo más disímiles.

Apuestas en el Póker Caribeño

El póker caribeño es una de las tantas versiones modernas del póker que tiene pocos obstáculos para escalar posiciones en el mundo de las apuestas en línea, pues ha estado demostrando, cada vez más, que se trata de una de las modalidades de póker más ágiles y que mejores resultados ofrece a los participantes cuando se conectan a hacer sus apuestas en las salas de póker online.

Como toda otra versión de póker, el juego comienza cuando cada uno de las participantes que se encuentra sentado a la mesa de póker realiza su apuesta inicial, con la cual abre definitivamente su participación en la partida. Una vez que está efectuada esta apuesta inicial, se e reparten cinco cartas a cada contendiente.

Las cinco cartas que cada uno de las apostadores recibe se muestra con la cara visible hacia arriba. También el croupier se reparte a sí mismo cinco naipes y, también, se ve con la boca hacia arriba una de ellas, siendo en este caso que las otras cuatro cartas que ha recibido quedan ocultas, es decir boca abajo.

La tarea del jugador consiste en decidir a partir de las cartas que él mismo tiene y la única carta visible que hay en la mano del croupier, si se será capaz de ganar la disputa o no. Si el jugador sospecha que las cartas que le han tocado no son tan buenas como las que puede llegar a tener el croupier, entonces deberá dar un click en el botón rendirse que tendrá en su pantalla.

Apuestas en el High Low

El póker high low fue creado con la intención de aumentar la dinámica y la acción de un juego de apuestas, cuyo componente más esencial pareciera estar dado por la gran capacidad de absorber energías de los apostadores que se sientan a la mesa para participar del juego.

Se duplica con esta modalidad, la posibilidad de los jugadores que están participando con sus apuestas, toda vez que se está en condiciones de obtener ganancias en jugadas con cartas altas o en jugadas de cartas altas. Por eso es que las apuestas de los jugadores, sus razones para hacerlas y para mantenerlas, son dobles.

El jugador deberá, entonces, intentar hacer la jugada de una u otra forma, para poder llegar a convalidar su apuesta y convertirla en una apuesta ganadora.

El bote que está en juego en cada mano se reparte entre dos: por un lado se le entrega la mitad a la jugada más alta y por el otro, se entrega la otra mitad del bote a la mano más baja.
La modalidad de póker high low se suele hacer muy popular en aquellos sitios en los que los jugadores que concurren se encuentran deseosos de apostar sumas de dinero muy altas, y el estímulo principal para obrar de esa forma radica en la doble posibilidad, en cada mano, con que cuenta cada uno de los apostadores para ganar.

Los jugadores que más se destacan en esta modalidad suelen ser menos analíticos que los que se destacan en las versiones normales del póker. Por el contrario, aquí suelen sobresalir los más arriesgados.

 Page 2 of 3 « 1  2  3 »