Punto y Banca II

06-11-2009

Dijimos en el artículo anterior que a partir de las confusiones que el tema había generado, el punto y banca había crecido en una cierta marginalidad. Por un lado, muy pocas personas sabían que se trataba del mismo juego que el baccarat, y por el otro, al haber sido propiedad exclusiva, durante algunas largas décadas, de las sectores más elevados del entramado social, ello generó una combinación que atentó contra el potencial de expansión y crecimiento del juego.

Pero también advertimos en el mencionado artículo, que las bondades de internet habían contribuido a que el juego tomara el envión necesario para despegar hacia nuevos horizontes de popularidad. Hoy es un hecho irrefutable que la gran mayoría de los casinos en línea incluyen entre sus filas a este juego.

Si bien en casi todos los casinos lo hallaremos con el nombre de baccarat, ello no obra en desmedro del juego, el cual, por cierto, y como indicamos, es exactamente el mismo.

Veamos entonces en qué radica el sutil encanto que nos tiene preparado el punto y banca o baccarat. Las opciones a apostar en este juego son básicamente dos. La primera es apostar a favor de la banca. La segunda opción es apostar a favor del propio jugador (es decir apostar a favor de uno mismo).

Hay además una tercera opción que, por la improbabilidad que lleva junto a ella a cuestas, es posiblemente la menos elegida, aunque, al mismo tiempo, la más tentadora en materia de beneficio económico: apostar por el empate.

VN:F [1.9.15_1155]
  Calificación: 0.0/10 (0 Votos)

Tags

punto y banca, juego punto y banca, mesas de baccarat, punta y banca, punto banca

Post relacionados